Edad Punible en Honduras

Comunicado:

POSICIÓN DE LA CONFRATERNIDAD EVANGÉLICA DE HONDURAS
SOBRE LA EDAD PUNIBLE EN NUESTRO PAÍS

La Confraternidad Evangélica de Honduras, luego de que se ha dado a conocer que en casi el 40 por ciento de los hechos delictivos de alto impacto tienen participación jóvenes menores de 18 años, estamos conscientes de que vivimos una realidad que debe ser enfrentada con determinación, por lo cual manifestamos estar de acuerdo que se revise y se tomen decisiones con respecto a la edad punible en nuestro país. El comportamiento de menores de edad que delinquen puede tener al menos tres causas: Falta de formación en valores morales cristianos; Reflejo de la vida traumática que han vivido o que están viviendo por causa de las deficiencias del Sistema; y, Reclutamiento intencional por parte del crimen organizado. Esta realidad demanda que se evalúe si los menores que cometen delitos graves ya tienen una “madurez para el crimen”, por lo cual debieran ser juzgados como adultos.

La Confraternidad Evangélica de Honduras, respetuosa de los Derechos Humanos, y promotora de paz y justicia también espera que el Estado de Honduras fortalezca el sistema y los programas con los cuales se da tratamiento a los jóvenes infractores. Como proclamadores de Buenas Nuevas de Salvación y Redención, consideramos que de legislarse la reducción de la edad punible en nuestro país para casos especiales de crímenes graves o de alto impacto, se debe:

  • Crear un sistema y estructura de privación de libertad aparte y particular para los menores que serían juzgados como adultos.
  • Renovar con fortalecimiento el sistema actual, con tratamiento integral mediante programas de rehabilitación individualizado, en centros especializados para los menores no juzgados como adultos. La mejora del sistema penal juvenil debe incluir la especialización del personal de los centros de internamiento en temas de protección, seguridad, formación, así como ofrecer atención médico-psiquiatra-psicológica con acompañamiento pastoral.
  • Poner a andar al Instituto Nacional para la Atención de Menores Infractores, creado por decreto ejecutivo en Septiembre 2016, invirtiendo en programas de prevención para coadyuvar atacando causas y factores de riesgo, a la vez fortaleciendo factores de protección de la niñez.

Con nuestras esperanzas puestas siempre en nuestro Soberano Dios, anhelamos que en esta ocasión que el tema de la edad punible vuelve a ser considerado, resulte en acciones concretas, efectivas y prontas para la justicia, paz, y bienestar de los hondureños.

“La justicia va delante de Él como un heraldo,
preparando el camino para Sus pasos.”
Salmo 85:13 NTV

Mayo 9 del 2017

Confraternidad Evangélica de Honduras

Publique aquí su comentario