La paz de Jerusalén; prosperidad de Honduras

“Pedid por la paz de Jerusalén, sean prosperados los que te aman.”

Salmo 122:6

El pasado 3 de mayo del 2018, mediante Pronunciamiento Público planteamos solicitud al Señor Presidente de la República, abogado don Juan Orlando Hernández, de trasladar la Embajada de nuestro país de la ciudad de Tel Aviv a la ciudad de Jerusalén, para prosperidad de Honduras.

Con vasta representatividad de cristianos evangélicos que expresan continuamente su amor por Jerusalén y por el pueblo de Israel, la Confraternidad Evangélica de Honduras eleva sus oraciones a nuestro Dios, Señor y Rey para que los acercamientos y avances que realiza actualmente el Gobierno de la República logren alcanzar los más altos acuerdos diplomáticos con el Estado de Israel, y contribuyan conforme a la voluntad de Dios para la paz de Jerusalén y la prosperidad de Honduras.

PARTICIPACIÓN DE PASTORES EN POLÍTICA

La concesión y condiciones para que líderes religiosos participen eventualmente en cargos o funciones públicas corresponde estrictamente a cada denominación, ministerio o iglesia de la cual los interesados fueren miembros.

  1. La Confraternidad Evangélica de Honduras es una asociación civil religiosa que aglutina a casi cuatrocientas denominaciones, concilios, redes ministeriales, asociaciones pastorales, seminarios teológicos, instituciones educativas, medios de comunicación, oenegés de desarrollo, y ministerios o iglesias de culto evangélico; que en su conjunto representan a más de 15,000 congregaciones en todo el país.
  2. Las iglesias e instituciones afiliadas respaldan las declaraciones de Fe, de Valores, de Misión y de Visión de la Confraternidad Evangélica, aunque en la membresía está representada una variedad de énfasis teológicos, modos de gobierno, y estilos de culto.
  3. La Confraternidad Evangélica no impone a ninguna congregación la participación social, cívica ni de culto por sobre las posturas o determinaciones particulares de las mismas.
  4. A la Confraternidad Evangélica no le corresponde aprobar o improbar las funciones o labores bi-vocacionales de ningún líder religioso, sean estas de carácter social, mercantil, laboral o político.
  5. La Confraternidad Evangélica reconoce que al Congreso Nacional de la República le corresponde crear, decretar, interpretar, reformar y derogar las Leyes del país.
  6. La Confraternidad Evangélica reconoce que la concesión y condiciones para que líderes religiosos participen eventualmente en cargos o funciones públicas corresponde estrictamente a cada denominación, ministerio o iglesia de la cual los interesados fueren miembros.
  7. La UNIDAD es uno de los Valores Fundamentales de la Confraternidad Evangélica: “Sobre la base del amor fraternal promovemos la convivencia armoniosa de nuestros miembros, observando el más absoluto respeto a sus convicciones doctrinales.”

Juan 17:21

Tegucigalpa, MDC, a los veintitrés días del mes de noviembre

del año dos mil dieciocho.