Esperanza y Bendición para los hondureños, tras la alianza trinacional Israel-EEUU-Honduras

Damos la bienvenida a la alianza trinacional recientemente acordada entre el Estado de Israel, los Estados Unidos de América, y nuestro país Honduras. Vemos que este acuerdo traerá, sin duda alguna, bendición a los tres países.

Haré de ti una gran nación… y serás una bendición para otros…
Todas las familias de la tierra serán bendecidas por medio de ti.

Génesis 12:2-3 NTV

En la Confraternidad Evangélica de Honduras, de conformidad con la fe cristiana, “creemos en la segunda venida de Cristo, personal y gloriosa, para juzgar a todos los seres humanos”. Esta convicción es nuestra esperanza más firme por un mejor porvenir para Honduras.

La primera promesa dada a Abraham, como Patriarca del pueblo de Israel, incluye un mandado que define un propósito eterno para esta nación formada por Dios: Llegar a ser una bendición para otras naciones.

Damos la bienvenida a la alianza trinacional recientemente acordada entre el Estado de Israel, los Estados Unidos de América, y nuestro país Honduras. Vemos que este acuerdo traerá, sin duda alguna, bendición a los tres países. Por eso celebramos los beneficios para Honduras que podrían resultar de los convenios de cooperación basados en esta alianza trinacional:

  1. Beneficios en la agricultura: Buenas prácticas de manejo de agua y riegos.
  2. Beneficios en formación y educación: Transformación de las escuelas agrícolas como el Centro de Entrenamiento de Desarrollo Agrícola CEDA en Comayagua.
  3. Beneficios en infraestructura: Construcción de puertos en Trujillo y Amapala, y de un centro logístico en Goascorán. Construcción de diez mil viviendas sociales en el área metropolitana del Distrito Central.
  4. Beneficios en el comercio: apertura de mercados en Asia, Africa y Europa.
  5. Beneficios varios en Innovación, Ciberseguridad, y becas universitarias.
  6. De concretarse estos beneficios se contribuiría a mitigar las causas de la migración de compatriotas.

¡Dios bendiga a Israel! ¡Dios bendiga a los Estados Unidos! ¡Dios bendiga a Honduras!

PARTICIPACIÓN DE PASTORES EN POLÍTICA

La concesión y condiciones para que líderes religiosos participen eventualmente en cargos o funciones públicas corresponde estrictamente a cada denominación, ministerio o iglesia de la cual los interesados fueren miembros.

  1. La Confraternidad Evangélica de Honduras es una asociación civil religiosa que aglutina a casi cuatrocientas denominaciones, concilios, redes ministeriales, asociaciones pastorales, seminarios teológicos, instituciones educativas, medios de comunicación, oenegés de desarrollo, y ministerios o iglesias de culto evangélico; que en su conjunto representan a más de 15,000 congregaciones en todo el país.
  2. Las iglesias e instituciones afiliadas respaldan las declaraciones de Fe, de Valores, de Misión y de Visión de la Confraternidad Evangélica, aunque en la membresía está representada una variedad de énfasis teológicos, modos de gobierno, y estilos de culto.
  3. La Confraternidad Evangélica no impone a ninguna congregación la participación social, cívica ni de culto por sobre las posturas o determinaciones particulares de las mismas.
  4. A la Confraternidad Evangélica no le corresponde aprobar o improbar las funciones o labores bi-vocacionales de ningún líder religioso, sean estas de carácter social, mercantil, laboral o político.
  5. La Confraternidad Evangélica reconoce que al Congreso Nacional de la República le corresponde crear, decretar, interpretar, reformar y derogar las Leyes del país.
  6. La Confraternidad Evangélica reconoce que la concesión y condiciones para que líderes religiosos participen eventualmente en cargos o funciones públicas corresponde estrictamente a cada denominación, ministerio o iglesia de la cual los interesados fueren miembros.
  7. La UNIDAD es uno de los Valores Fundamentales de la Confraternidad Evangélica: “Sobre la base del amor fraternal promovemos la convivencia armoniosa de nuestros miembros, observando el más absoluto respeto a sus convicciones doctrinales.”

Juan 17:21

Tegucigalpa, MDC, a los veintitrés días del mes de noviembre

del año dos mil dieciocho.