La paz de Jerusalén; prosperidad de Honduras

“Pedid por la paz de Jerusalén, sean prosperados los que te aman.”

Salmo 122:6

El pasado 3 de mayo del 2018, mediante Pronunciamiento Público planteamos solicitud al Señor Presidente de la República, abogado don Juan Orlando Hernández, de trasladar la Embajada de nuestro país de la ciudad de Tel Aviv a la ciudad de Jerusalén, para prosperidad de Honduras.

Con vasta representatividad de cristianos evangélicos que expresan continuamente su amor por Jerusalén y por el pueblo de Israel, la Confraternidad Evangélica de Honduras eleva sus oraciones a nuestro Dios, Señor y Rey para que los acercamientos y avances que realiza actualmente el Gobierno de la República logren alcanzar los más altos acuerdos diplomáticos con el Estado de Israel, y contribuyan conforme a la voluntad de Dios para la paz de Jerusalén y la prosperidad de Honduras.

Pronunciamiento sobre la Ley de Presupuesto

La Confraternidad Evangélica de Honduras, ante el Decreto Nº 141-2017, Ley de Presupuesto General de Ingresos y Egresos de la República, Ejercicio Fiscal 2018, aprobado el día 18 de enero anterior y ya publicado en el Diario Oficial La Gaceta, y en particular en lo referente al artículo 237 de dicha ley que ha provocado la reacción en la ciudadanía, hace del conocimiento público que:

  1. Lamentamos seria y profundamente cualquiera acción que reste o demerite los esfuerzos por combatir la corrupción generalizada y los altos grados de impunidad en nuestro país.
  2. Consideramos que la emisión de ese decreto-ley es confuso, y está lejos de comunicar que hay consistencia gubernamental con el combate a toda acción ilícita que detenga la tendencia a la impunidad.
  3. Urgimos al Congreso Nacional de la República, más allá de su aclaración de este día, a dar prioridad a una inmediata revisión de los artículo 237 y demás relacionados, y proceder responsablemente en todo lo que corresponda, de ser necesario hasta su revocación. Además de buscar el desempeño de la justicia, la enmienda necesaria nos libra de mayor deterioro de la imagen de país ante la comunidad internacional y no le roba esperanza a los hondureños que anhelamos un cambio en nuestra nación.

Dado en la ciudad de Tegucigalpa, MDC, a los veinticuatro días del mes de enero del año dos mil dieciocho.

CONFRATERNIDAD EVANGÉLICA DE HONDURAS